REFLEXIÓN DEL DÍA: La más bonita del mundo, y tu motor.

Las cosas pueden torcerse un poco aunque luches porque ésto no ocurra. A pesar de ello, nunca tienes que olvidarte de lo importante de convencerte a ti misma de que una sonrisa cambiará la forma en la enfrentarte a la adversidad; y es la más hermosa del mundo, y al mundo se lo has de demostrar.
Más importante que todo lo anterior es creer en uno mismo; que CREAS EN TI MISMA, PORQUE VALES MÁS DE LO QUE QUIZÁ HAYAS PODIDO VALORARTE, Y PORQUE SIN TI, MI FUTURO NO TIENE COLOR NI FORMA: TE QUIERO, Y ESTARÍA DISPUESTA A HACER CUALQUIER COSA POR FACILITARTE ESTE ALTO EN EL CAMINO POR EL QUE TE VES OBLIGADA A PASAR.

Nada me haría más feliz que afrontar esto a tu lado, pequeña flor; llegará el momento en que sea posible, y aunque no sea hoy, te daré fuerzas mañana. JUNTAS todo resbalará, y si la cicatriz enrojece o temes que pueda volver a abrirse, JUNTAS haremos que puedas continuar sin dolor, o con el menor posible, hasta derrotarlo por completo, y para siempre. Pero sobre todo, recuerda:

SONRÍE.

4 comentarios:

  1. Son bonitas tus palabras. Y rebosan optimismo aunque a veces sea difícil sacar optimismo de ningún sitio.
    Un abrazo. Espero tus entradas, que últimamente escasean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las circunstancias me llevan tanto a pensar de esta forma, como a no poder actualizar regularmente el blog.
      Me alegra que te guste la entrada. Sobre todo, recuerda que el mundo se mueve sonriendo.

      Un saludo 8)

      Eliminar
  2. Me has llegado. Me has llegado. No sabes lo que necesitaba leer algo así, saber que queda alguien a pesar de las tres mil patadas que te puedan dar al día. Gracias, ppor el blog, por existir y por absolutamente cada movimiento que realizas. Gracias.
    Te quiero muchísimo Claudia, y te echo de menos como nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decir, porque he gastado toda palabras con la que podía describir todo esto. Me alegro muchichichísimo de haber sabido transmitirte mis ánimos, y sobre todo, de haberte hecho ver que vales mucho más de lo que quizás puedas llegar a apreciar... porque a veces las condiciones no son las mejores para poder ver algunos aspectos MARAVILLOSOS de uno mismo.

      Te añoro tanto que, realmente, cada día estoy más cerca de darte el telefonazo, avisarte, y "plantarme en la jodida puerta de tu casa en el jodido momento más jodidamente inesperado.", o sino, que se lo pregunten a mi amigo, que ya me lo ha planteado más de una vez (y sinceramente, ¿que carajo hago que no estoy ya de camino? me arrepiento de la falta de valentía para coger el metro y llegar hasta your home, aunque me cierren la estación de Arganda, me da igual).

      Espero nos veamos pronto. Te quiero, princesa (:

      Eliminar