CRÍTICA: Los "Cuerpos Perfectos" no son REALES

Los conocimos y generalmente envidiados "cuerpos perfectos" no son nada más que un modelo idealizado y subrealista de lo que actualmente es la belleza.
Para empezar, es muy difícil que una mujer que en su adolescencia y juventud tiene mucho peso, en su edad adulta o siguiente, no termine con cierto grado de sobrepeso (El pecho es la principal parte del cuerpo humano femenino que refleja la pérdida o aumento de peso. En consecuencia, si el pecho es muy grande, o moderadamente grande, es factor de que la persona tiene mayor tendencia a acumular grasa [PORQUE SÍ, EL PECHO NO ESTÁ RELLENO MÁS QUE DE GRASA Y MÁS GRASA; A MÁS PECHO, MÁS GRASA, Y AL CONTRARIO], y por ello, si no lo es actualmente, será gorda en un futuro más o menos lejano (en función de lo que esta persona se cuide de joven).
¿A dónde quiero llegar con todo esto? A que si un cuerpo, para ser "perfecto" ha de estar dotado de voluptuosos pechos, un vientre plano, unas cadenas estrechas (las cuales resultarán un problema a la hora de dar a luz) y unas piernas sin varices, cuyas rodillas no presenten cocatriz ninguna... ¿dónde pueden conseguirse (y digo "conseguirse" porque por ley natural no se posee) dichas cualidades,y todas formando parte de un mismo individuo?

El "cuerpo perfecto" como tal no existe, sino el CUERPO REAL:

- Es aquel cuya piel es desuniforme según la parte del mismo en que se encuentre.

- Es el que tiene estrías.

- Es el que, por desgracia, no sale en las revistas.

- Es el que le rozan los muslos.

- Es el que tiembla al caminar.

- Es el que tiene machas en la cara.

- Es el que tiene vello.

- Es el tiene derecho a no maquillarse si no le apatece.

- Es aquel cuyo estómago sobrepasa el perfil del pecho.

- Es aquel que no necesita cinturón.

- Es al que le huele el aliento por las mañanas.

- Es el que llora y le caen los mocos.

- Es el que suda, erupta, se tira pedos y huelen los pies.

- Es el que se despierta despeinado y "paliducho" hasta que desayuna.

- Es el que le sobran unos kilos de más, y aún así se siente bien consigo mismo.

- NO es el que tiene el vientre plano.

- NO es aquel en el que puedes contar cada hueso.

- NO es el que "tiene" que ir subido en unos tacones mientras pasa la aspiradora.

- NO es aquel al que le quedan olgados los pantalones.

- NO es el que sale en las revistas.

- NO es el que tuvo que dejar de comer.

- NO es aquel del que se nos intenta convencer.

- NO ES EL QUE LA SOCIEDAD QUIERE IMPONER.

Hay que acabar con los modelos idealizados, y los estándares manipulares e irreales que cada día pretenden entrarnos por los ojos, y que son causantes de desear que nuestros cuerpos cambien hasta convertirse en algo imposible de alcanzar, pues no se tocará esa realidad, a menos que sea sometida, tu fotografía, a la magia del photoshop, acusando aún más la presión social.

-DT-