DESVARIACIÓN: Mi puta mierda

Te acostumbras a no sonreír con plenitud, y a no "no pensar en nada", del mismo modo que descuidas muchas cosas cuando te autosometes a un cruel mandato. Éste mandato puede no ser siempre voluntario, y puede que no todas las veces puedas deshacerte de él; a veces tienes que cargar con ello, con el que tú mismo te impones, con los que te toca vivir por vidersas razones y/o situaciones, y con los que otras personas "pretenden" que, además de lo que ya llevas encima, cargues.

DESVARIACIÓN: A veces lloro seco.

Hay veces en las que, cuando todo te supera, te inventas algo para escapar de lo que te molesta. No siempre es mejor lo que nos alivia que aquello que nos ahogaba el cuerpo.