TEXTO SUELTO: 28.03.15

No me puedo sentir más miserable de lo que me siento ahora, de lo que me he sentido durante todo el día.
Tengo fama de hablar más de la cuenta, de cagarla cuando abro la boca porque digo cosas que sobran o que no son oportunas. Y sin embargo, mírame: casi destrozo la vida de una persona por, esta vez, no hablar... por no expresar lo que pensaba (o en este caso, y mejor dicho: sentía). Porque puedo llegar a ser tonta, que jamás perdería contra mí misma en ser cerril.
Ahora mismo me odio, en todos los aspectos. Ojalá no lo hubiése superado nunca, ahora ella estaría bien... quizá no nos hubiésemos conocido; yo nunca hubiése guardado silencio.

-DT-

No hay comentarios:

Publicar un comentario