CRÍTICA: Plástico en el heno Friskies

Esto, lo cual parece un fragmento de soga trenzada de plástico, deshecha, se encontraba en un saco de heno de la marca Friskies.

Jamás había tenido ningún problema con esta marca. Es más, soy consumidora habitual de sus productos para roedores (suplementos alimenticios, pienso y heno), pero hoy me he pasado un rato de lo más desagradable cuando, al percibir que mi cobaya hacía un ruido inusual, veo cómo intentaba tragarse el plástico que, enredado entre el heno de su comedero, podría haber causado su axfixia o problemas digestivos severos.

He podido sacarle todos los fragmentos que tenía en la boca, y que de no haberme dado prisa, podría haberse tragado. Lo que desconozco es si se habrá tragado algo, o si tan solo lo ha mordisqueado.

He puesto una reclamación a través de la página web Friskies, con la esperanza de, al menos, recibir unas disculpas de parte de la marca.

Más vale que esto no haya quedado más que en un susto atajado a tiempo, y que mi nena llegase a tragar nada.

No obstante, no puedo ocultar mi decepción y consternación con Friskies. Un error puede cometerlo cualquiera, pero cuando se trata del control en los productos de alimentación (ya sea de personas o animales) un pequeño error puede acarrear unas consecuencias fatales.

Espero no tener que verme en la situación de escribir otra entrada como esta, y que la marca medie por solucionarlo, ya que se trata de la salud de nuestras mascotas.

-DT-

No hay comentarios:

Publicar un comentario