Poema: Peregrinaje

Nos tocamos, hablamos, sentimos,
nos miramos a los ojos, y al despedirnos
morimos

Te reíste, disfrutaste, soñaste,
te confesaste, escribiendo los primeros
versos de nuestra canción

Te observé, me acerqué, indagué,
te inquieté sutilmente; abrí las puertas
y los latidos marcaron su ritmo al revés

-DT-

Creación: Broche camafeo

Partiendo de unos pendientes, veinte centímetros de blonda negra de poliéster, una base para chapas (comprada en tiendas de manualidades), cola de contacto, hilo, un tramo pequeño de cadena y, de ésto más que de otra cosa: paciencia y tiempo libre; transformé materiales comunes y un pequeño complemento de moda en un camafeo, cuya aplicación puede ser tanto de broche como de colgante (modificándolo ligeramente cuando se desee ésta segunda función).


Customizado: Figura "Gothic Kitty"

Como "customizadora compulsiva", cuando cayó en mis manos una de las piezas de la colección de figuras de la famosa Hello Kitty, no pude evitar mirarla con "ojos modificadores", o, como diría alguien que yo me sé: "de esa manera que anuncia que no le augura nada bueno a aquello que tengas delante."

Armada con un rotulador permanente, con la creatividad lo más siniestorra que pude en aquel momento, y del mismo modo que hice con la muñeca, le "arruiné la vida" a la pequeña figurilla con un look oscuro y goticón.


Hello, Kitty; no es nada personal... pero cuando me sale la vena estilista aficionada...

PIERCINGS ☥fallos sobreprotectores☥

El primer piercing es el peor de todos, con el que más dudas tenemos, y, generalmente, el que más se infecta y da problemas; no porque le falte cuidados, sino porque le prestamos demasiada atención. Un ejemplo de esos “fallos sobreprotectores” es:

-Tocarte la oreja o darle vueltas a la pieza constantemente. Las manos, si no las tienes recién lavadas, a nada que toquemos o hagamos ya constituyen un importante foco de infección para una herida abierta.

- Otro acto que puede ocasionar sangrado, y ralentizar la cicatrización, es dormir, durante los 4-5 primeros días, apoyados del lado del piercing. La pieza puede engancharse o restregarse contra la almohada, y como observarás que el orificio supura plasma sanguíneo (sustancia del propio organismo para cicatrizar las heridas; causante de que se quede el pendiente pegado a la piel y que no gire dentro de la perforación), se terminará “despegando” la pieza de la piel, y eso causará también que sangre y se cure más lentamente. Cada vez que pasa esto es como si te quitas la costra de una herida.

- Limpiarlo demasiado tiene dos consecuencias principales: 1) no darás tiempo al organismo a que cicatrice, y el plasma no podrá “secarse”, progeter la herida de agentes externos (pelusa, sudor y suciedad en general) y ejercer su función completa de sanación. Y 2) se te humedecerá, y por ello podrá infectarse con mayor facilidad (¿Por qué? El pH natural de la piel se altera demasiado si una zona está siendo humedecida y tratada con mucha frecuencia).

- Cuando te acerques a la primera semana desde que te lo hiciste, verás como empieza a picar considerablemente de vez en cuando. Tienes que intentar no rascarlo (aunque a veces es imposible no olvidarse del pendiente y pegarte un manotazo); si te mueves la pieza: te quitas “la costra de plasma”, más riesgo de infección, cicatrización más lenta, y además, seguramente no deje de picarte (¿Por qué? La sangre fluyendo nuevamente de forma normal por la zona perforada causa cierto picor, y también el hecho en sí de que esté sanando).

- Y olvídate de las piscinas durante un tiempo. Hasta que no cicatrice por completo no te arriesgues a que se te moje con el agua con cloro y suciedad que ésta pueda contener.

- Lo más importante de todo (y lo más obvio a la vez), es no cambiarse el pendiente higiénico que te colocaron en la tienda cuando te perforaron.
Siempre indican, cuando te explican los cuidados que has de seguir para el mantenimiento y tratado de la herida, que no te lo quites hasta pasado un mes, pero (también desde mi experiencia personal) recomiendo que si se te ha estado quedando pegada la piel (si te ha estado supurando plasma) en los días próximos a cumplirse el período de 30 días siguientes, que te lo dejes durante al menos medio mes más (si te ha supurado recientemente significa que no está completamente cicatrizado, y quitarte el pendiente puede darte problemas; merece más la pena esperar un poco más, después de todo un mes, que por impaciencia tirar todo ese tiempo que has estado esperando, y al final terminar con una infección, queloides, o a saber qué otras consecuencia).

PIERCINGS ☥riesgos y consecuencias☥

Una cosa que todos deberíamos hacer antes de modificar nuestro cuerpo con una práctica que puede conllevar efectos colaterales relativamente importantes en algunos casos, es informarnos bien acerca de cuáles son los riesgos y consecuencias al hacer un piercing:

- Lo primeros de lo que te darás cuenta a los pocos minutos de haberte perforado, será de una ligera quemazón en la zona, acompañada de una subida de temperatura REAL del perímetro de la herida.
Ésto no ha de preocuparte. ¿Qué debes hacer? Aunque resulte un poco incómodo (si te encuentras en una época del año calurosa) intenta olvidarte de la herida: no toques la zona entumecida (la puedes infectar con facilidad, y las medidas de higiene del local donde te anillaron no habrán servido de nada si tú no las mantienes una vez hayas salido de allí); tampoco te eches agua ni ningún otro tratamiento para bajar la hinchazón y/o la quemazón. Hasta pasadas 24h. no lo limpies (ver limpieza del piercing en otra entrada).
- Algunos especialistas utilizan piezas de acero quirúrgico, titanio, …(que generalmente no tendrían por qué dar problemas) pero la combinación de níquel que contenga la pieza puede ser rechazada por el organismo, y provocar alergias (enrojecimiento y picazón excesiva alrededor del pendiente).
Se soluciona fácilmente (si no se ha dejado pasar demasiado tiempo desde que comienzan las molestias), con retirar la pieza y colocar otra con diferente composición. Y en el caso de haberlo dejado durante más tiempo, el propio organismo, como mecanismo de defensa, provoca una especie de infección localizada, para que de este modo, por medio de la pus, intentar eliminar del cuerpo aquello que reconoce como nocivo (obviamente, y puesto que si no retiramos el pendiente no cesará, es recomendable acudir a la tienda de piercings donde te lo hicieron, y que ellos consideren qué camino seguir). Pero en el caso de tener realmente muy mal aspecto, acudir al médico lo más pronto posible.

 


- Intenta mantener la piel lo menos húmeda posible, esto puede dar pie a que se infecte con mayor facilidad puesto que el agua contiene y mantiene con vida a millones de microorganismos nocivos, y que se encuentran “a sus anchas” en un ambiente húmedo y vivo (se aprovechan del espacio entre la piel y el pendiente; allí se alimentan, reproducen e infectan la herida).
Si observas que se te arruga la piel (como ocurre en las manos y los pies cuando permanecemos durante mucho tiempo en el agua), acude a la tienda y que te aconsejen. No utilices productos para secar la piel (mercromina, betadine, etc).

- Si vieses que se ha hecho algún derrame alrededor del orificio no te asustes, en ocasiones es normal que la aguja atraviese algún vasito sanguíneo y se haga algún moratón; no te preocupes por ello, solo te resultará un poco incómodo cuando te vaya quitando (picará bastante: la sangre retenida en ese punto siempre pica cuando se disuelve) y tendrás un poco dolorida la zona, pero al mismo tiempo que cicatrice la herida desaparecerá.
Aviso: pasará del morado al amarillo, de ahí a un color un poco más verde (no es pus, sino hemoglobina oxidada, posteriormente bilirrubina), y luego se irá (aquí ya no picará).

Texto suelto: Abstracta definición

Es una de las cosas más difíciles de expresar como tal, pero al mismo tiempo es un sentimiento cálido, de resguardo moral; e incluso físico. No es algo en lo que confiar, pero sí una cosa de la que te puedes servir a la hora de querer defenderte ante ti mismo, o del exterior (pero para ese tipo de situaciones, la mejor defensa es haber prevenido previamente).

Es tan abstracto como estas palabras que ahora escribo; es una dulce cama que te espera siempre, que te define, y que te hace único, siempre.

¿De qué se trata exactamente? Sólo yo lo sé, y al igual que mi persona, todos aquellos que comparten este mismo sentimiento; porque ellos son los únicos únicos, los auténticamente preparados para entender estas frases sueltas sin contexto ni título, sin explicación introductoria, o sin aviso previo a lo que encontrarás al comenzar al leer los párrafos que lo explican.
¿Confuso, verdad? Es muy neutro el concepto, pero tan cóncavo en significados y aspectos, que por muchas letras, fonemas, gestos y expresiones nunca alcanzaría a lograr que nadie lo entendiese, nadie, nunca, si no lo llevan dentro, y lo sienten para suya verdaderamente.

Y ahora bien, seguro que esperas la determinación, la resolución de todo esto, pero, si llegados a este punto aún desconoces qué estoy definiendo, esque tú, desafortunadamente, ni lo sientes, ni lo llevas dentro.
-DT-

Colgante camafeo (próximamente)

Tengo desde hace algún tiempo el proyecto en mente de hacerme un colgante con forma de camafeo, con una cápsula y una calavera dentro. Hasta ahí ningún problema; todo muy bonito, perfecto e ideal. El inconveniente se me presenta cuando en ninguna tienda de manualidades cercana encuentro la resina plástica que necesito para su confección; pero ¿¡cómo puede ser tan complicado vender un mísero bote de resina plástica transparente!? Como propietaria de una tienda especializada, no dudaría en venderla (o quizá sí, pero eso ya lo dejaríamos para el supuesto de que realmente poseyese dicho comercio; cosa que no es).

Esta semana estuve en Leroy Merlin, y yo, muy ingenua y cuca, acudí ilusionada porque creía, ciegamente, que allí lo encontraría; pero nada, porque ¿qué me iba a hacer a mí pensar que en un almacén de materiales de construcción, pinturas, RESINAS, ... iba a encontrar, precisamente, ¡resina plástica!
En todo Leroy no encontré la resina. Incluso pregunté a uno de los empleados de la sección donde estaban las ¡RESINAS! que si había alguna que se adaptase a mis innumerables necesidades (solidificación plástica y transparente; punto y final), y lo único que pudo hacer el chico fue remitirme al Corte Inglés (¡Olalá!), y que una vez en la sección de librería preguntase por el apartado de manualidades; y que allí pidiese fimo (un material similar a la plastilina, que solidifica calentando) ¿Cómo terminé la tarde? Volviendo a mi casa sin fimo, sin resina, y molde donde solidificara la desaparecida resina (que este es otro tema que hay que echar de comer aparte).

En definitiva: seguiré buscando. Porque daré 1546389432 vueltas a tirar la toalla con el primer obstaculillo (que comienza en que solo tengo la base del colgante, y acaba en que no dispongo de más del cincuenta por ciento del material).


Lo que pretendo hacer es algo similar a esto, pero con relieve, ya que la calavera es una lámina plana impresa.


Limpieza del piercing reciente

Antes que nada: intenta mantenerlo lo menos húmedo posible. Contra más seco, más rápidamente cicatrizará.

Pasos a seguir durante un mes:
- Humedece la zona con suero (preferiblemente unidosis; evitas así que se contamine/ensucie).
- Limpia con agua tibia y jabón de glicerina, intentando mover la pieza lo menos posible. Máximo dos veces al día.
- Quita el exceso de agua alrededor de la herida con papel de cocina o clinex tissues (mejor un clinex de caja que el papel de cocina: puede estar contaminado). Ayúdate de un bastoncillo de oídos para secar perfectamente junto al pendiente.
- Aclara (yo siempre lo hice con suero; el jabón de glicerina se adhiere mucho, dejando una especie de baba. El suero es lo que mejor lo quita, incluso más que el agua).

   


Consejos acerca de la limpieza:
- No te quites con el bastoncillo o el papel los trozos de piel que se te levanten: deja que se caigan solos.
- Cuando termines la limpieza, olvídate que te hicíste el piercing hasta la nueva limpia; es lo mejor, así no te lo estarás urgando.

MODIFICACIONES CORPORALES ☥para toda la vida☥

"Para gustos, los colores". Y del mismo modo pienso de las modificaciones corporales, pero como he dicho en una entrada anterior, hay que pensárselo dos veces antes de marcar nuestro cuerpo de por vida con tatuajes:


; y tatuajes en el labio:


Escarificaciones:



Implantes subdérmicos:



Lengua bífida:


Orejas de elfo:

Éstas son algunas de las MC que más me llaman la atención.
Informarme de novedades al respecto mediante comentarios.

PIERCINGS ☥antes y después de perforar☥

Para alguna gente: una forma de vida; para otros: una ordinariez de lo más desagradable. Pero si hay algo en lo que coinciden ambos bandos: un piercings perfora tu vida hasta el último día.
Hay quienes consideran que te condiciona la vida el ir con determinados adornos a la hora de una entrevista de trabajo, etc; no todo el mundo tolera las mismas cosas, y eso, a la hora de decidir si te vas a hacer un piercing, hay que considerarlo.Otro detalle que hay que tener en cuenta, es la localización de la perforación en sí. No es algo tan determinativo como un tatuaje, obviamente, puesto que puedes optar por una pieza u otra, y conseguir que el piercing no te “encasille” a los ojos de quienes se fijen en ello. Por ejemplo: si te perforas en la oreja (con indiferencia de en qué zona de ésta sea), a medida que pase el tiempo puedes cambiarte el pendiente según la situación; me explico: te lo hicíste en la adolescencia, y en aquel momento se llevaban los pendientes de colores fuertes con forma de dado. Ésto no resulta problema alguno, pues cuando seas adulto (reincido tanto en la edad adulta por el tema del trabajo), o cuando pase esa moda, te lo cambiarás por otra nueva tendencia, y asunto solucionado. Pero ¿qué ocurre si en lugar de perforarte, tu decisión fue hacerte un tatuaje de una estrella (puestas muy de moda hace algún tiempo), o de una calavera (ya que te dio por marcarte de este modo de adolescente, cuando necesitabas expresar -X- corriente de pensamiento)? Pues que no te queda otra que, si te lo has hecho en un lugar discreto (algo en lo que no siempre pensamos) tratar de disimularlo con la ropa; y en el caso de que ocupe una parte del cuerpo siempre visible, habría que recurrir a una clínica para deshacernos de aquel arrebato de libertad y creatividad tan arriesgado ←- En cursiva para que lo leáis con todo sarcástico y en clave de humor.

P.D: ESTOY A FAVOR DE LOS TATUAJES y todo tipo de modificaciones corporales, ¡que conste! No quiero malentendidos; por si los acasos... *giño un ojo*.



Antes que nada, ¿sabías que, en la antigüedad, los piercings determinaban a cada persona en un grupo o estatus social u otro? Según el número, el tamaño (en este caso de las dilataciones), y los pendientes (número, material y tamaño de la pieza elegida) indicaban si la persona era noble, burgués, perteneciente a la clase baja, o esclavo; así como el nivel de conocimientos y el grado de sabiduría que poseía el individuo: piercings, tatuajes y dilataciones conformaban un baremo social y cultural.

Palabras a: Yeray

Es cierto que las palabras se las lleva el viento, se olvidan, algunas hacen daño, y otras te alegran el día; depende del humor en que se escuchen tienen un sentido u otro. Pueden pronunciarse con determinada intención o no, las puedes camuflar entre susurros para hacerlas más dulces, o las puedes producir sin reparo cuando se trata de una situación concreta.
En función de los labios responsables de su sonido serán agresivas, te acariciarán al recibirlas, te resultarán indiferentes, o te marcarán para toda la vida.

Hace apenas unas horas temíste que mis palabras se las llevase el tiempo al transcurrir éste, pero ahora de palabras, de fonemas, han pasado a quedar escritas, y los escritos, como las cicatrices, sobreviven al tiempo y a su causa.

Y ahora, ¿qué me dices? ¿Te parece ésta una buena forma de firmar, y de evitar que mis palabras queden transparentes en un rincón del reloj, entre otros muchos planes?
-DT-

Tiendas Cómic-Manga en Madrid

Repitiendo el modelo de la entrada donde recomendaba tiendas y/o ocio gótico en Madrid, voy a elaborar un listado con las tiendas donde podemos encontrar artículos relacionados con la cultura japonesa y el cómic. Empezamos con una de las que más frecuento:

- OmegaCenter (antes OtakuCenter). C/ Luna, 24.
Cambiaron de dirección, pero el local sigue ofreciendo las mismas prestaciones que antes. Hace algo de tiempo que no me paso por ella, pero la última vez que lo hice (ya en la nueva tienda) no habían perdido calidad ni subido los precios.
Podemos encontrar animes, mangas, figuras, peluches, accesorios, mochilas, camisetas... de todo un poco. Incluso te compran aquello que ya no quieras (relacionado con lo que venden); no sé si aceptan trueque.
Está bastante bien y el trato es agradable. Las veces que he ido he comprado mangas (rondan los 8€), un llavero de Ryuck (Death Note) a 3€, un peluche (12€) y algunos juegos de PSP a 10€ y a 12€.
Blog: http://noticias.otakucenter.es/
Página web: http://www.omegacenter.es/category.php?id_category=2
Telf: 91 523 00 42

_____________________________________________________________________



- Intercambio libros/cómics. Funcionan a través del facebook: https://www.facebook.com/groups/403987269648624/ Yo los conocí en un encuentro del cómic en Getafe, donde efectúan los intercambios que se acuerdan por la red.


_____________________________________________________________________


- Duncan Comics. C/ Sta. Teresa, 12 / (Getafe, Madrid).
Se encuentran próximos a la Universidad Carlos III. Cuando acudí por primera vez me llamó mucho la atención el hecho de que, además del espacio dedicado al comercio dentro del local, también dispone de una zona de juego para los socios del mismo. Puedes acudir a echar partidas de roll (la tienda facilita los tableros) con otros socios, o con grupos propios de amigos.
Puedes comprar cómics, mangas, cartas de roll, juegos de mesa, y cosillas por el estilo. Además ofrecen torneos oficiales por la DCI.
Ofrecen un 5% de descuento para clientes ordinarios, y un 10% para los socios.
Página web: http://www.duncancomics.com/
Facebook: https://www.facebook.com/Duncancomic


_____________________________________________________________________


- IDEFIX. C/ De las Alpujarras, 12 (posterior; entrada por Avda. de la Lengua Española) / (Leganés, Madrid).
Se trata de un local muy similar al anterior. Los artículos en los que más se centran son los de la serie Yu-Gi-Oh!, Magic the Gathering; pero puedes comprar también juegos de mesa y merchandansing, e incluso encontré muñecas Living Dead Dolls.
Página web: http://www.actiweb.es/idefix/
Telf: 91 685 73 06

_____________________________________________________________________


(Próximamente más en Tiendas Cómic-Manga en Madrid )

Poema: El secreto de una flor

Ella es diferente. Su emoción, su luz, su espíritu...
y el sentimiento que en mí despierta cuando la miro.
No suena fuerte; su empatía desplaza los muros
y los continentes. Con su mirada puede parar el mundo, y una vez
esté este parado, es posible volar fuera
acariciando su mano.

La tengo delante ahora mismo, y observo
cómo trata con cautela todo lo que a ella se acerca.
Cada hilo de su ropa es tratado con sigilo, para
proteger su forma, arañada por el frío.

Te puedes preguntar, si entiendes el aroma
de su inocencia, si el real o no es persona;
yo aún no termino de descifrar
toda su angelical historia;
cada noche se afana en conquistar
mis sueños; ella los mora...

y sintiendo vigente y muy consciente
el silencioso pacto de sus ojos
¿por qué se alarga tanto, dejando
libres mil noches y desilusiones,
antes que determinar el destino
su camino?

Ella es mi amapola, mi demora,
que duele solo soñarla
si despertando no puedo tocarla;

ella es ilusión, la perfección
que no quiere ser resuelta,
que no mimas ni dedicas sonrisas
porque sin abrir los ojos se engaña
marchita...

-DT-

HistoriaEventual[1]: Peregrinas Clandestinas [III]

TODOS LOS CAPÍTULOS: HistoriaEventual[1]
V.
Acabo de despertarme  y estoy sola en la habitación. Que yo recuerde, Marga no tenía ninguna prueba; los médicos nos dan las noticias, tanto buenas como malas, siempre delante de las dos, y recordaría si Marga tenía hoy alguna prueba diagnóstica o no. ¿Dónde se ha metido?
- ¿Marga? ¿Estás ahí? –He abierto ligeramente la puerta del servicio, pero no he obtenido respuesta alguna.
Me he dado un par de vueltas por el pasillo, pero las enfermeras no me han sabido decir dónde está. Creo que he causado un poco el pánico con mi pregunta, porque ahora no hacen más que acudir de un lado para el otro, por el pasillo, en su busca, pero tanto ellas como yo desconocemos dónde puede estar. Y encima, hoy el desayuno se retrasará: el ascensor de la planta se averió anoche, y no pueden subir los carros con las bandejas; todas a pie, una a una… ¿desnutrición? ¡Olalá!
Creo que me voy a meter en la cama hasta que una de las manos heladas del personal del comedor me despierten, causándome una hipotermia local en un brazo, … o en la pantorrilla; depende de dónde decidan zarandearme. Si me escuchase Concha, la jefa de enfermería, me diría con voz de madre (cariñosa, pero replicando) que siempre estoy igual, y que más vale que me centrase en el tratamiento; y yo la contestaría que prefiero fijarme en los pequeños detalles… aquellos que hacen que la estancia en la habitación de los horrores sea inolvidable, y agria. Aquí es cuando se reiría con una carcajada seca, como hace siempre, se daría media vuelta y me quedaría mirando la puerta entrecerrada, como la deja siempre, como una tonta durante unos segundos, hasta que me diese cuenta de que mantenía la sonrisa de niña boba que se me quedaba cada vez que oía su risa, y me desplomase en la cama, dejándome caer con la cabeza justo en la almohada, con los ojos cerrados y suspirando desazón.



VI.
Me he dormido. Desconozco quién ha cerrado los portones de láminas de las ventanas, pero la habitación está en penumbra.

No sé qué hora es, pero he encontrado a Marga; está en mi cama, tumbada junto a mí, dormida. Sus mejillas están marcadas por los surcos de las lágrimas.

-DT-

Creación: DacryTOX de plastilina

La infancia es una de las mejores etapas de la vida, y si cuando nos estamos alejando de ella nos encontramos por nuestra casa uno de esos símbolos que han sido tan significativos para nosotros en nuestra época de infantes... los resultados son tales que éstos:


Me representé a mí misma con plastilina. La diferencia entre éste y otros intentos que hice cuando era pequeña, es, apreciablemente, que he conseguido que la gente adivine por sí sola la figura soy yo, porque ¿cuántas veces, tanto dibujando como jugando con la plastelina, hemos querido creer que "eso" que tenemos ante nosotros somos realmente nosotros, y no una masa de colores similar (en el caso de la plastilina) a cuando juntabas todos los trozos de material para meterlos en una caja para recogerlos; (y en el caso del dibujo) a esa especie de Pintoyo que resulta cuando pruebas si funcionan muchos bolígrafos viejos?

Customizado: Muñeca gótica

Seguro que todos conocéis las famosas muñecas Living Dead Dolls, Begoths y otras marcas del mercado, cuya principal característica es, que además de tratarse de piezas de las que a nadie le gustaría prescindir, todas comparten unos precios realmente elevados para hacerte con tantas como nos gustaría, o para comprarte una de vez en cuando ¿verdad? Acabé con ese problema... bueno, "acabé"; acabar, lo que se dice acabar con él no acabé (porque sigo queriendo una de esas magníficas muñecas siniestorras), pero al menos, y durante algún tiempo, mantendré alejado "el mono" de un juguete del demonio ¿Cómo? Destrozándole la vida a un inocente bebé infantil de plástico, para hacerme mi propia muñeca gótica.


Leyenda: Me hice con una muñeca inocente y pulcra (de las que encuentras en cualquier juguetería), junté todas las prendas de los muñecos de mi infancia, y con cada camisita y pantalón elaboré un vestido para la muñeca adquirida anteriormente. Tras coser y dar forma definitiva al que iba a ser la vestimenta de mi nueva creación, la teñí de negro.
Peinado: el pelo del muñeco era rubio platino; le hice trenzas en toda la cabeza, y también fueron teñidas parcialmente de negro (de modo que se viera el contraste entre el casi blanco original y el negro adquirido). Y lo junté todo en una coleta.
Maquillaje: muy fácil. Con un rotulador me encargué de ir transformando y disimulando los rasgos angelicales de la niña rubia e infantil que compré unas horas antes.
Para darle el punto final, añadí unas cadenas a modo de collar para terminar una estética que, quien la vea ahora, difícilmente puede adivinar (sin ser avisado previamente) que se trata de un juguete normal y corriente.

Creación: Lazo para el pelo

Como ya comenté en la Presentación, tengo como hobby el customizarme y/o sacar de la nada ideas para la ropa, complementos, adornos/decoración, etc. Y hoy voy a dar a conocer una de mis "invenciones" más recientes: un lazo para el pelo.

Después de buscar un complemento que no fuese excesivamente grande (los que encontramos en Claire's, Bijou Brigitte, Pontejos y demás tiendas de arreglos y tocados te ocupan media cabeza, o directamente impiden que la gente mire a otro sitio que no sea el enorme palmerón que llevas encima); así decidí dejar de perder el tiempo y confeccionar yo misma el lazo con las medidas y características que quisiese. 


El comercio (por marketing y diversos asuntos de interés económico) ha de adaptarse a las tendencias que más vendan, pero... querido mercado internacional de moda gótica... conmigo no tenéis futuro. *Risa sarcástica*


HistoriaEventual[1]: Peregrinas clandestinas [II]

TODOS LOS CAPÍTULOS: HistoriaEventual[1]
IV.
La habitación estaba en la quinta planta. No era muy grande, pero cabían holgadamente las dos camas, las mesas auxiliares a los pies de éstas, los sillones de los acompañantes y los armarios lila claro donde apenas podías meter las zapatillas (siempre verticalmente; apenas disponían de un palmo de fondo).

Mi cama estaba en el lado de la ventana, que daba a un patio con suelo de piedras blancas, del que tan solo se alcanzaba a ver las consultas del ala de pediatría, y los pasillos que te llevan de la sala de espera y los ascensores hasta el pabellón de habitaciones de ingreso.

Consejo para aquellos que nunca hayan estado hospitalizados: si una enfermera de advierte que las ventanas no se abren porque la trampilla superior es rebelde (lo cual no entendí al principio), hazla caso. De lo contrario, además de no quedarte otra que ingerir una sopa que parece el agua del fregadero, tendrás que hacerlo llevándote la cuchara con una mano en la que sólo puedes utilizar tres de sus dedos; el resto te los habrán vendado tras aplastártelos con la ventana (y fueron los momentos de antes en los que entendí qué quiso decir con “rebelde”).

-DT-

Tiendas-ocio gótico en Madrid

Soy la primera que se desespera cuando, tras toda una tarde buscando algún rinconcillo en la capital donde poder perderse (o simplemente comprarse una falda; soy algo drástica... ya me irás conociendo), no encuentra más que dos o tres tras haberse pasado por medio centenar de páginas (y en casi todas has encontrado lo mismo, pero repetido infinitas veces).
Pues bien, me he dedicado a rebuscar por la red todos los "puntos de encuentro siniestros" que me han sido posibles, para facilitar un poco las cosas a la people, y que de ese modo no desesperen, abandonen en sus investigaciones, y finalmente terminen por no ir... y en consecuencia los locales cierren; ¡No podemos permitirlo! *sobreactuación*
Aquí os dejo el resultado de dos tardes de dedicación:

ROPA Y COMPLEMENTOS:

- Touch Me. C/ Divino pastor, 3.
Es la que se encontraba en C/ Colón, 7. Los precios: como en todas, algunas cosas más caras que otras; suelen hacer OutLet en determinadas épocas del año, donde te llegan a ofrecer hasta un 20% de descuento. 
Hace más de un año que trabajan con la marca española New Rock, por lo que puedes salir completamente vestido de la tienda. Tienen fabricación propia; te hacen la ropa a medida si tienes problemas con las tallas; y además disponen de tallas grandes (ver página web: http://touchmemoda.com)
Es la que más frecuento. El trato es maravilloso, siempre dispuestos a asesorarte en lo que necesites, y con una sonrisa imborrable en los labios.
Telf: 91 524 99 90

- J. Canovas Gothic. C/ Colón, 5 y Mercado de Fuencarral, 45.
El local de la C/ Colón, 5, la última vez que fui (primer trimestre de 2013) estaba bastante arrasada; no sé a qué se deberá, y me preocupa que pueda llegar a cerrar.
Precios no excesivamente elevados en faldas y tops. Gran número de complementos. Y en los periodos de rebajas merece ser visitada.
Trabajan (o al menos en 2012) con calzado New Rock.
Antes tenían página web, pero hace tiempo que ha desaparecido; lo único que he sido capaz de recuperar es: http://jcanovasgotico.com/ (supuesta página del local que se encuentra en el Mercado de Fuencarral).
Telf: 91 523 30 72

- Morgana. C/ Iturbe, 3.
A ésta no he ido nunca, así que no puedo dar opinión alguna.
He encontrado su página web para compras online: http://morganaropa.galeon.com/ , y también el Facebook, donde anuncian algunos productos: https://www.facebook.com/MorganaGothicAndPunkShopMadrid
Telf: 915 03 17 66

- New Rock. C/ Augusto Figueroa, 2 y 5.
Dispones de todo tipo de calzado con plataforma o plano, y puedes encontrar desde sandalias a botas por debajo de la rodilla. El único inconveniente son los precios (quien posea unas New Rock lo sabrá), pero a cambio tendrás calzado de por vida; según dicen son bastante resistentes.
Página web: http://www.newrock.com/es/ (web oficial de New Rock en Murcia)
Telf: 91 521 79 99

- The Avalon Shop. C/ Fuente del Berro, 29.
Al entrar en la página web (http://www.theavalonshop.com/#!) nos advierten que por el momento sólo trabajan online. Nunca he estado, ni sé el tiempo que la tienda lleva abierta, de modo que desconozco si se debe a que aún están preparando el local o qué.
Telf: 91 433 90 19

- SR Leather Shop. C/ de Pelayo, 7.
Situada en el barrio de Chueca, ésta se dedica más a artículos relacionados con el fetichismo (es un Sex Shop), pero a su vez nos ofrece algunas muñequeras, pantalones... aunque sólo sean para hombre.

- Flipa Doble. C/ Montera, 36.
Está dedicada, a primera vista, al consumo de hierbas como la marihuana (según la primera impresión que nos ofrece su página web: http://www.flipa-doble.com/index.html), pero una vez dentro de la tienda encontramos camisetas de grupos (gran variedad), complementos (anillos de garra, carteras, cinturones, ...) de estilo gótico, heavy, etc.
He estado, y los precios no son muy elevados.

- Rara Avis Store. C/ Palma, 40.
Aquí no he estado nunca. Reúne ropa, complementos, maquillaje, decoración, música, cine y literatura bajo un mismo nombre, y dirigido a rockeros, heavys y góticos (aunque solo tengamos música y complementos, por lo que he visto). Los precios no están muy mal.
Telf: 91 523 99 18
__________________________________________________________________________


DECORACIÓN:

- Dorian Shop. C/ Antonia Calas, 8.
Tengo entendido que hay que acudir bajo cita previa al local. Su dueño es Dorian, el mismo que se encarga de los efectos especiales de la decoración del programa Cuarto Milenio.
En esta tienda encontramos todo tipo de muñecos de películas de terror, etc. Además nos los pueden personalizar a nuestro gusto.
Telf: 620 68 62 46
__________________________________________________________________________

LITERATURA:

- Librería Opar. C/ Goya, 99 (esc. C, 2º D)
La ventaja de esta librería es que puedes llegar a encontrar títulos que ya fueron descatalogados. Tiene variedad en autores góticos, historias de terror, etc.
Página web: http://www.uniliber.com/fichalibreria.php?libreria=opar (no sé si es la página oficial)
Telf: 91 575 45 20

(Tengo que añadir más librerías)
__________________________________________________________________________



CULTURA:

- Museo del Romanticismo. C/ San Mateo, 13.
La tercera edición de la Semana Gótica de Madrid tuvo la suerte de celebrarse entre los muros que conforman este maravilloso museo, entre los que se esconden las joyas culturales de un período mágico.
__________________________________________________________________________



OTROS:

- Semana Gótica de Madrid (SGM). Fecha: Noviembre.
La primera edición tuvo lugar en la Plaza Felipe II y la segunda en el parque de El Retiro, ambas en el mes de noviembre de los años 2010 y 2011; en ella pudimos disfrutar de comercio. Las tiendas góticas de la Comunidad asistieron, junto con librerías, artistas (dibujantes, fotógrafos, escritores) y diseñadores de moda especializados en el movimiento gótico. Además del desfile Plataforma G, donde modelos y profesionales del textil en España expusieron sus creaciones. Y los conciertos de diversos grupos representantes de la escena.
El año pasado se celebró en el Museo del Romanticismo, pero esta vez no hubo comercio alguno. Estuvo centrada especialmente en el arte y creatividad que rodea al gótico; sin faltar PG, conciertos, firma de libros, conferencias sobre arte, exposiciones...
__________________________________________________________________________

LOCALES NOCHE:

- Dark Hole. C/ Mesonero Romanos, 13. (Antes en: C/ Pelayo, 80-82).
No he podido determinar con exactitud el lugar actual en que se encuentra.
Página web: http://www.tripfamily.com/darkhole.php

- The Creepshow. C/ Desengaño, 13.
Facebook: https://www.facebook.com/events/229739047088467/?hc_location=stream (no Facebook oficial)

- 666 Gothic Club. Plza. del Carmen, s/n.
(En la Sala Wind).

- Stigmata Vampire y Gothic Club. C/ Fomento, 16.
Facebook: https://www.facebook.com/StigmataVampireGothicClub


__________________________________________________________________________


HAN CERRADO:

TIENDAS:
- Arise. (solo en Bilbao)
La tienda física en Madrid la cerraron, en parte, por la crisis, y digo en parte porque según tengo entendido sus precios eran demasiado elevados, y si además se le añaden precios que uno no se puede permitir... De momento sigue vigente el local de Bilbao.
Más que al gótico, la era está más orientada al heavy. Aún así, os dejo la página web, por si alguien está interesado y quiere comprar online: http://www.arisemetal.net/

- La Boutique del Diablo. C/ Luna, 26.
Resulta, que los dueños del establecimiento era el grupo musical Magö de Oz.

- La Morgue. C/ Espíritu Santo, 2.
Tenía fama de unos precios desorbitados.

- Underworld. C/ Arenal, 8.

- Cherinkas. Antes en C/ Alcalá, 414 (en el centro comercial M40)
Dejaron el CC. para trasladarse a un local independiente en Madrid o alrededores. No he encontrado nada nuevo acerca de si sigue existiendo o no.
Además de camisetas y chapas de grupos (orientado sobre todo al heavy), también disponían de abrigos largos, complementos góticos y algo de decoración (bolas de cristal, ceniceros, relojes y sillones góticos...).
Cuando estaban en el CC. M40 acudí en bastantes ocasiones, y aparte del comercio se dedicaban a los tatuajes y piercings.

HistoriaEventual[1]: Peregrinas Clandestinas [I]

Voy a romper con los moldes: voy a alejarme de la típica historia de amor imposible (mítica en la literatura gótica), y no rozaré el relato de misterio y pesadumbre existencial al que estamos acostumbrados a encontrar por la red.

La historia que encuentras a continuación no consta de ningún elemento que se le escape a la razón, e irá creciendo con el tiempo. Con ello quiero decir que en esta entrada publicaré los tres primeros capítulos; el resto ni siquiera están escritos aún. Y simulando las entregas por fascículos de los periódicos de antaño y de hoy, avanzará según me sugiera la inspiración.

Todos los fragmentos en: HistoriaEventual[1]
__________________________________________________________________________



I.
¿Un neceser se puede considerar una maleta? Lo sea o no, son mis únicas pertenencias ahora; además de un libro, un MP4, una radio de bolsillo y mi peluche. Apenas me quedé con los calcetines.  Ingresé tan de repente que esto fue lo único que me dio a tiempo a decidir, y por cierto, lo hice fatal; me está sobrando la toalla, ¿en qué hora opté por los de sport?
La nueva normativa en sanidad obliga a los pacientes a morir de aburrimiento durante su estancia en el centro médico, es decir, que prohíbe a los familiares a permanecer más tiempo que el estimado para las visitas. ¿Y qué hago yo? Pues tal y como pinta la cosa, y visto que la cama que veo al lado de la mía está completamente vacía, mucho me temo que convertirme en una pelusa de biblioteca es la alternativa más atractiva que se me ocurre mientras espero a que lleguen los horarios de las comidas. Está claro que entre la soledad, el olor a desinfectante, la falta de sal y azúcar de las dietas hospitalarias, y el buen humor al que nos tiene acostumbrado el personal médico… si al terminar el tratamiento no me remiten a la planta de psiquiatría, me replantearé el mirar la vida con otros ojos. Mientras tanto, supongo que leeré y escucharé música hasta quedarme ciega y sorda ¡Olalá; viva mi plan!



II.
Han pasado tres horas y media desde que cambié la ropa que los mortales se ponen para tapar sus cuerpos desnudos, siempre de su talla, con los botones enteros, sin rendijas indiscretas que te dejen en ridículo ante el resto de seres con sus prendas también dignas, y sin unos pantalones con cuyo dobladillo poder hacerse una bolsa de viaje; tres horas y media… ¡tres horas y media! ¡¡¡Tres horas y media, y aún no se ha dignado ni una sola enfermera a pasarse por la habitación en la que me han reclutado y aislado del resto del mundo, y en la que me obligan a permanecer y a padecer el aburrimiento más infinito del universo!!! Todo este tiempo me ha dado para pensar que quizá, como me informaron de que ingresaría con un margen temporal de solo un día, pues quizá se equivocaron, y realmente no tendría que estar aquí.
Tal vez no se han pasado ni una sola vez por la 513-C porque esta habitación tendría que estar vacía ahora, y… y…


…¿Sabes lo que eso significa? Si en la 513-C no hay registrado ningún ingreso, conlleva que nadie en la planta, o quizá en todo el centro, sepa que estoy aquí. Si ni siquiera sospechan de que hay alguien en esta cama, tampoco habrá asignado ningún menú insípido e incomible. Y lo peor de todo, si a los celadores no les consta que entre las cuatro paredes blanco roto de la habitación doble en la que, según la cordura que permanece intacta por el envenenamiento de la soledad antiséptica de la atmósfera que llevo respirando durante ya casi cuatro horas… ¡no llamarán a mi familia para las visitas, ni cuando me ponga peor! ¡Ni siquiera cuando determinen qué van a hacer para curarme! ¡Hast…


…Un momento. Gracias a que dejé la puerta abierta cuando llegué, he podido ver a una chica morena que ha pasado por delante y, si no he escuchado mal, me parece que la han asignado la 513-C. También ha llegado sola.




III.
Se llama Margarita, aparentemente es de mi edad y mide más o menos como yo.
Apenas había entrado en la habitación de los horrores -sí, así he decidido llamarla; se lo ha ganado a pulso- cuando se me ha quedado mirando, me ha sonreído y me ha alertado, con humor, que si vamos a ser compañeras de habitación ya me podía ir preparando, que la chica hablaba por los codos. No he podido reprimir una sonrisa –la primera en toda la mañana de reclutamiento-, y me he presentado como “La mártir de la 513-C, tu nueva e insulsa acompañante en las horas de soledad antiséptica.”; y sólo tenía dos opciones claras: o quedaba como una imbécil que se había intoxicado con la atmósfera protectora del envoltorio al vacío del cepillo de dientes que estaba en el cuarto de baño, o las dieciséis palabras estúpidamente enlazadas daban lugar a nuestra primera conversación.
Hubo suerte; estuvimos hablando hasta que los médicos llegaron para la que sería nuestra primera visita rutinaria de control.
La intervención del Dr. Ramos y la Dra. Salmanta apenas duró veinte minutos, y por primera vez desde que entré en mi querida habitación de los horrores, prefería que se hubiesen ido, que me hubiesen dejado sola con Marga, en el silencio que solo nosotras teníamos derecho a romper.
Tras ella, volvimos a quedarnos solas.



IV.
(Próximamente)


-DT-

Relato: Recuerdo de una vida

Primer premio del concurso literario; Bachillerato (curso 2012/2013).
_______________________________________________________________________

- Buenos días, cariño. – El primer trago al café le abrasó el labio superior.
Caen un par de gotas en la encimera y una en el suelo; restriega esta última con la zapatilla azul, cuya puntera deja al descubierto su dedo pulgar derecho. Como cada uno de enero, el conocido dicho “Año nuevo, vida nueva” volvía a no cumplir con sus expectativas, cosa que a Miguel se le antojaba jocoso el primer día del nuevo año; sabía de por sí que era una tontería, pero el descubrirlo le entusiasmaba, aunque lo negase concienzudamente.

- ¿Qué tal has dormido? Anoche los vecinos parecían no tener ganas de finalizar la fiesta. – Las ojeras de Carlota evitaron que su pregunta fuese devuelta, y fueron diana de una pequeña sátira cariñosa que le dedicó Miguel, comparándolas con las de Thor, el bulldog que les cortaba la circulación de las extremidades inferiores cuando cada mañana amanecía sobre los pies de los dos, y roncando más que su propio dueño.

-Mira por dónde, te concedo el invernal honor de que hoy le saques tú. Coge el paraguas, hace una mañana tan aguda como tu humor. – le dice con una mirada burlona por encima de la taza de café, con las cejas arqueadas.
Carlota empezó a recoger el desayuno mientras el pesado chucho, que pareció haber entendido sus palabras, aparecía, con su característica sonrisa por la puerta de la cocina, al tiempo que Miguel se enfundaba en sus deportivas negras y el anorak de plumas verde pistacho; ni siquiera se quitó el pijama. Hoy Thor tendría que  conformarse con un paseo más corto de lo normal.

El matrimonio llevaba comprobando, durante veinticinco navidades consecutivas, el nefasto poder que enero ejercía sobre sus costumbres. Ninguno de los dos iba a cumplir ya los cuarenta y cinco años.
Hace veinte decidieron someterse a un  tratamiento de reproducción artificial “in vitro”, gracias al cual concibieron a su primer y único hijo. Para Miguel, pese a que llevaba trabajando en el ala de pediatría del hospital de la ciudad desde sus veintiséis cumpleaños, los niños nunca fueron su fuerte, a contraposición de Carlota, para quien siempre han supuesto su principal punto débil. No obstante, y tras recorrer el camino que tan difícil se les planteó en un principio, cuando sostuvieron en brazos al fruto de sus ilusiones, se convencieron de que las trabas anteriores a su nacimiento estaban burladas. Su pequeño era un luchador; su pequeño Eneas, dios griego de la guerra.

En abril la casa volvió a inundarse del silencio helado que deja todo hijo cuando se independiza de sus padres. Prometió visitarles todos los fines de semana que le permitiesen sus estudios y el trabajo, y fue en una de estas escapadas en la que se presentó con una gran caja, muy pesada, cuyos ladridos dejaron bien claro, tanto a Miguel como a Carlota, que el silencio entre conversaciones se había acabado… caminaba a cuatro patas, babeaba y les haría pasar frío las mañana de invierno; lo dicho: la distracción que unos padres necesitan cuando su hijo “abandona el nido” ¿La solución? Volver a llenarlo.

Como a todo, no es fácil acostumbrarnos a los cambios, y más si éstos conllevan, en parte, la pérdida de una pieza importante que conforma nuestra vida. Superados los primeros meses, solo queda esperar a que el primer año llegue a su fin, y tras éste, los siguientes que le acontecen. Y así hasta cinco.

-¿Sí? Hola hijo.

-Mamá, al final vamos este sábado ¿Necesitas que llevemos algo? Había…
- No, no. Nos encargamos nosotros ¿De quién es el cumpleaños, eh? Tú déjamelo a mí.

-Hmm… está bien. Pero no quiero que te molestes más de lo que precisa. Solo es un cumpleaños, y nos vemos todas las semanas, de verdad…

-Que no te preocupes. Sólo tengo que enseñar a Thor a sujetar bien la trompeta, ya verás… –Carlota le toma el pelo con intención de que olvide el asunto y no le dé más vueltas. No quiere que le preste atención a algo tan simple, además, era su madre, ¿acaso no tenía derecho a disfrutar de su hijo?

-Tú y tu sentido del humor… En fin mamá, nos vemos el fin de semana. Cuidaos, adiós. –Cuelga el teléfono. Por muchos años que pasasen, Heneas era incapaz de zanjar una conversación con su madre sin colgar con una sonrisa risueña de oreja a oreja; aún les añoraba, por cinco, diez o treinta años que hiciese que se fue de casa.

En seguida, Miguel recibió una llamada que le hizo cambiar de dirección en lo que iba a ser el fin de su paseo con Thor. Ya estaba acostumbrado a que un aviso de última hora le mandase a hacer el recado que, o bien acababa de surgir, o le era repetido por enésima vez esa semana: últimamente estaba más olvidadizo de lo normal, pero dadas las fechas, fue la primavera quien cargó la responsabilidad del error.
Por el momento, y mientras “el cuerpo se adaptaba al cambio”, no le quedaba otra que ir a encargar la tarta para su hijo, como cada año. El encargo caía sobre su persona desde hacía ya un par de días atrás.

Iba de camino a la pastelería donde solía hacer los demás encargos para diversos eventos familiares, cuando, en lugar de informar al panadero del pedido, Miguel se mostró como si apenas fuese consciente de qué había ido a hacer allí:

-Buenos días Miguel, ¡pensaba que este año tu hijo no cumplía años! –Bromeó Julián, quien le extrañó que no se hubiese pasado por el local o su mujer o él para determinar el trabajo que cada año dejaban en sus manos. -¿Qué tal estáis? Ayer por la tarde vi pasar a tu mujer con el perro, pero se me quemaban las madalenas y no la pude saludar. –Miguel se limitó a mirarle ligeramente, y apenas salió de su boca un escueto Hola. Recorría el local con la mirada, como si hubiesen modificado la colocación de los estantes y no terminara de percatarse de ello. –Miguelito, ¿te encuentras bien? Ten cuidado, que tu sabueso olisquea… - No terminó la frase, Miguel inquirió antes, incoherente.

-¿Qué vengo a hacer? Se me ha olvidado por completo qué tenía que comprar; adiós. – Julián, muy extrañado por aquello, procuró no darle mucha importancia. –Se habrá levantado con el pie izquierdo este hombre. Pss… estra primavera… nos trae a todos finos, ¿verdad Santi? Dime, ¿qué te pongo? -Prosiguió atendiendo al resto de la clientela, y el episodio pasó desapercibido en su mente hasta finalizar la jornada.

Miguel callejeó, cruzó el parque de delante de su bloque y llegó a casa como cualquier otro día: las llaves en el recibidor, suelta la correa a Thor, se descalza en la alfombra desgastada y deja el abrigo, con los zapatos en la mano, sobre el respaldo de la silla del salón, la habitación contigua a la entrada. Desde que salió de la panadería intenta no pensar en lo ocurrido dentro de la misma, pero no puede escondérselo a Carlota.

-Heneas me llamó tarde; no te pude avisar, bueno… de nuevo, para lo de la tarta. –Busca sus ojos, que la esquivan, mirando el suelo, perdidos. –Oye, ¿te ocurre algo? Si lo sé otro día voy yo, pero desde que te que lo llevo diciendo… Miguel, ¿estás bien?

-Eh… sí, sí. Es que… No, nada, no pasa nada. Aquí están, en el recibidor. Nada, ya está, pensé que había perdido las llaves. –La sensación de encontrarse completamente descolocado volvió a sacudirle por completo. –Por cierto, hay que comprar más bolsas para las deposiciones de Thor, he gastado hoy la última.

-Vale, ya lo apunto. ¿Seguro que te encuentras bien? –Mostrando signos de preocupación. El intento fallido por desviar el punto de atención nunca sirven cuando se encuentra ante una Carlota con el ceño fruncido que se retuerce las manos.

-Sí, sí. Creo que me hace falta un café, hoy anduve demasiado, y me estoy empezando a haber mayor con los años ¿Verdad, pequeño? –Frota la enorme cabeza del bulldog, que babea sobre sus zapatos de piel vuelta. –Oh, creo que alguien tiene fugas… -Bromea con tono ameno, pero la expresión de Carlota no cambia. Se da la vuelta y va a la cocina, desde donde llama al perro para que acuda a comer.

El cumpleaños llega, y Miguel no vuelve a pasar por ningún otro episodio de “desconexión”, como él mismo había empezado a denominar. No fue hasta pasados unos meses, a través de pequeños detalles del día a día, con los que se dio cuenta de que esas “desconexiones” se empezaban a repetir con mayor frecuencia de la que empezaron; fue entonces cuando decidió comentárselo a su mujer, quien, alertada por los antecedentes de éste, creyó oportuno hacérselo saber a su médico de cabecera. Tras ser remitidos al neurólogo, se confirmaron sus sospechas, un temor al que esperaban nunca tener que hacer frente.

-Todos los estudios e investigaciones… ¿no hay nada que pueda evitarlo? –Los ojos de la mujer que estaba sentada frente al doctor Rolmedo desencajaban el ánimo. Eran la vida súplica de una ayuda que no sabía cómo proporcionar. Sus manos agarraban fuertemente las de su marido, quien luchaba por mantenerse firme, presente como apoyo para Carlota.

-Hoy en día hay tratamientos para ralentizar el progreso de la enfermedad, pero de momento no podemos hacer nada más que eso. Lo siento mucho.

La enfermedad parecía robarle la identidad a Miguel mucho más rápido de lo que él mismo pudo darse cuenta. Había pasado ya un año y medio desde que fue diagnosticad, y Carlota veía cada vez más cercano el momento en el que mantener una conversación con su marido se tornaría imposible.
Una mañana, mientras se preparaba el desayuno con Thor intentando llevarse una de sus zapatillas, las cuales estaban despeluchadas por los juegos en los que habían sido partícipes con el can, le pareció oír que Miguel se había levantado mucho antes de lo que había tomado por costumbre durante el último año. Cuando salió de la cocina, se percató del hilo de luz que asomaba bajo la puerta de la sala de estar. Al abrirla, encontró a su marido sentado en la mesa, con una pluma y un folio escrito; un párrafo no estaba completo.

-Si necesitas ayuda… te escribiré lo que quieras. -Le dijo con voz muy suave. Miguel continuaba con los codos hincados sobre la mesa. Levantó la vista del papel, sus ojos estaban vidriosos, suplicaba su ayuda. Carlota comenzó leyendo lo que ya estaba escrito:

Mi historia empieza cuando, no a mucha edad, conocí a una mujer joven a la que sobrepasaba en pocos años. Ella ahondó en mi corazón a medida que avanzaba el tiempo, y así, poco a poco, fuimos consolidando un vínculo que se firmó inquebrantable uno de los días más felices que hemos vivido juntos, y permanecemos inseparables como marido y mujer desde entonces.
A raíz de ese momento me he despertado cada mañana abriendo los ojos y demostrándome que era real, que la tenía a mi lado para las grandes y pequeñas  cosas, haciéndome un hombre muy afortunado porque me quería, y porque me quiere, y me enorgullezco por sentirlo de forma tan incondicional, sin encontrar palabras que lo puedan describir después de tanto tiempo.

Como fruto de una vida juntos, vino al mundo nuestro único hijo, en el que, cada vez que miro a los ojos, encuentro la primera mirada que me dedicaron: el motor impulsor para llegar hasta donde estoy, sin descanso a pesar de todo, y sin soltarme del lazo que nos une. Aún mantengo mi palabra de estar siempre con él para lo que necesite, aunque a veces no me sepa agarrar a ello cuando no soy yo quien decide las cosas; cuando el destino actúa por mí haciéndole daño.

Seguramente te preguntes por qué estás leyendo esto hoy, y lo que me lleva a haberlo escrito es el hecho de que sobrepasé el medio siglo hace bastantes primaveras, ya no soy ningún “chaval”, ni tengo ganas de descubrir mundo, o conocer nuevas experiencias. Sé más que suficiente para creerme conforme.
Mi formación como persona alcanzó su fin, y seguramente mi evolución como tal no llegue mucho más lejos, pues mi tiempo se acaba: aún se mide con arena fina, y pronto puede que haya que darle la vuelta al reloj para iniciar un nuevo ciclo, y que mi lugar lo ocupe otro. No obstante, creo que no hice las cosas mal, y que construí los pilares de mi vida de forma que me siento no menos que orgulloso de lo que me encuentro al mirar atrás. Aunque, poco a poco, la acción erosiva de los años haya borrado algunas sendas del camino recorrido con esfuerzo.

Dicen que una persona es feliz cuando al echar la vista atrás en su vida no se arrepiente de lo que ve, así que puedo considerar que he obrado debidamente al apoyarme siempre en mis principios, mirando por mi familia, contando con ella en los momentos difíciles. Y partiendo de esto último surge la base de las palabras que ahora se leen, dedicando cada coma a ella, como una de mis últimas muestras de agradecimiento que les podré dedicar siendo plenamente consciente de ello, porque no me perdonaría “irme” sin agradecerles todo lo que han supuesto para mí por el mero hecho de existir.

El paso del tiempo es mucho más rápido cuando sus consecuencias se hacen notar de forma negativa, que cuando lo hacen optimistas, y de eso me estoy dando cuenta ahora más que nunca, ahora que se limita mi capacidad de pensar con soltura, la de ser quien era antes… No tendré la oportunidad de retroceder en esto, ni se me concederá otro turno cuando me equivoque al realizar una tarea simple, aunque ni siquiera me levantaré del sillón para realizarla: no sabré cómo. Mi cerebro se apaga lentamente, deshaciendo en poco tiempo lo que me llevó toda una vida de aprendizaje, y no sé cómo pedir disculpas por cada vez que reniegue a alguien. Tampoco agradeceré ni disfrutaré los besos que mi mujer o mi hijo me den.
Desvelo mis remordimientos con un nudo en la garganta, porque cuando estas frases comenzaron a ser escritas era yo mismo quien las dejaba sobre un papel. Ahora, y lleno de impotencia porque apenas puedo dedicar un largo periodo de tiempo a su correcta concordancia, es la persona que me hizo que conociese la vida del modo que la conozco hoy quien las escribe, y son estas mismas sílabas con las que, muy a mi pesar, humedece el folio sobre el que quedan inmortalizadas cuando las pronuncio.
A pesar de la dificultad que le suma el salitre de sus ojos, se mantiene fiel a seguir reproduciendo mi voluntad, sentada junto a mí mientras conjugo forzosamente cada verbo, decidida a no dejarme solo con esta tarea. Y aunque insista en que cese, se mantiene firme repitiendo que me prometió ayudarme cuando el sistema cognitivo me impidiese coordinar la mente y la tinta, hasta el final.
Lo hace del mismo modo que nos prometimos apoyarnos en la salud y en la enfermedad. Ella mantiene una promesa que yo he roto porque, aunque no esté en mi mano el comportamiento que a veces adopto a causa de esta enfermedad, son mis ojos a los que ella mira cuando la hablo, y cuando llora son los mismos que la observan, y que causaron su mal, pero ya no me levanto y la abrazo aunque lo necesite, y por ello la he abandonado. Solo yo he roto el pacto.

Digo todo esto en pasado, y recalco el “tenía” porque no hace mucho, quizá alcance el par de años, empecé a dejar olvidados por los rincones oscuros de mi memoria cada uno de esos elementos tan fundamentales de una vida: todo cuanto fui, todo cuanto tuve, todas aquellas personas que quise, por las que tuvo sentido mi vida cada día, las he perdido aún teniendo cogida su mano y tocando su cara… Sé, que aunque no sepa quién soy, en mi interior estará la espina que no me librará del dolor que me genera esa idea, porque del mismo modo que se olvida el nombre de un actor secundario, lo hice con el de mi mujer y mi hijo; con la misma facilidad que se evapora la imagen de la persona con la que te cruzas en la calle, a la que viste solo unos segundos y que no supuso nada para ti, se desvanece la de ellos. Ocurre aun habiendo sido a ellos, solo a ellos, a quien he dedicado lo mejor de mí. Y es por ellos que no me arrepiento de esta vida de la que apenas hoy recuerdo escenas sueltas.

Pero, ¿recuerdas el ritmo de aquella canción de la que no reconocías el título, pero que sabes cómo es y, aunque no la identifiques, te sientes bien escuchando? Así me siento: consciente en mi interior, muy hondo, de quiénes son, de que los quiero. Y estoy seguro de que nunca, por mucho que el tiempo borre a su paso, los olvidaré jamás; porque podré olvidar cómo nombrar mi vida, pero no el sentido de su melodía.”

-DT-