MÚSICA: Concierto El Arrebato (Arganda del Rey - 2013)


Y ahora demuestro cómo se rompe un tópico: tengo otros gustos musicales además de las propios variaciones y corrientes dentro de la música gótica, ¿cómo te quedas? XD

Ayer noche, 14 de septiembre del año 2013 a la 01:15 h. am comenzó el mejor concierto al que he podido acudir desde que tengo memoria: El Arrebato, con la gira de su último disco Campamento Labandón. En él tocaron éste por completo (Échame una mano, He decidido, Llamaré a tu puerta, Lo bueno, Enamórate, Amor infinito, La calle de los marginadosMe hace falta dinero El jardín de Nerea), además de algunas de las clásicas que no pueden faltar en ningún concierto (Mi colega de siempre, Poquito a poco, Búscate un hombre que te quiera, Hoy todo va a salirme bien, Duele, … entre otras); algunas fueron enlazadas, mediante fragmentos seleccionados, formando una sola. Una de las últimas, por petición del público a la cual no pudo negarse, cantó el Himno del Sevilla, con la que el recinto ferial donde tuvo lugar el espectáculo se estremeció; a excepción de un “picha corta” (como el propio Javier calificó al dirigirse a aquel que le apuntaba a los ojos con un puntero verde).

video

Al finalizar la cuarta o quinta pieza de la noche, y tras unas palabras de ánimo y esperanza, salió al escenario su apadrinado, que cantó una canción y después, al finalizar todo, lo descubrí como encargado de la venta del merchandising cuando me compré un disco El Arrebato: Grandes Éxitos y una felpa (fetiche y símbolo característico de Javier).


Fue una noche magnífica. Javier se entregó como nadie a su público, sintiendo cada verso, haciendo partícipe al público en las canciones, y dedicándonos unas palabras entre tema y tema. Recitó varias citas de sabios, utilizándolas como parte de la introducción e historia de cada canción, de las cuales me marcaron: “Bésame los defectos y no las virtudes” y “No consiste en cazar las mariposas, sino en mantener hermoso nuestro jardín personal para que ellas acudan a éste”.
No sabría describir con palabras la felicidad que me regaló pisando el escenario; tras más de diez años escuchando sus letras, sintiendo cada mensaje, cada sentimiento… el haberlo podido tener a no más de cuatro metros es algo que nunca podré olvidar. Uno de los mejores momentos de las dos horas que estuvo haciendo vibrar de emoción el escenario, fue cuando me dedicó una mirada con Búscate un hombre que te quiera; la sensación fue mágica.

 

¿Alguna anécdota destacable? Por supuesto que sí: el concierto fue después de los fuegos artificiales, a los cuales no asistí, y por ello, la aglomeración de gente era desmesurada. Total, que me fui a la carreta (literalmente) a intentar hacerme un sitio lo más cerca posible del escenario ¿Lo conseguí? Al principio creí que me había hecho con una primera fila magistral, pero casi llego a las manos con el hombre más infeliz de Arganda, y me tuve que ir un metro más atrás; no obstante, podía contar con los dedos de una mano las personas que tenía delante de mí, y las veces que parpadeaba Javier por minuto.

Resumen final: Ojalá pudiese volver a vivir algo tan magistral; fue una experiencia única, inolvidable, inigualable e inmejorable.

2 comentarios:

  1. NNoo lo puedo negar, no es santo de mi devoción (( y sé que es un tío estupendo )) pero puedo decirte que transmites toda esa emoción que te recorrió por las venas...
    En ti está conservarla tan mágica.

    La versatilidad y el eclecticismo son estupendos... enriquecen !!!!!!
    - Küsses -


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La versatilidad y el eclecticismo son estupendos... enriquecen!!!!!!"
      Sin duda alguna. Hay mucha gente que se creen que por ser gótica no me puede gustar otros tipos de música, y es un error junto al que, con el resto de tópicos que nos rodean, intento deshacer aquí (tal y como lo anuncio en la presentación y en el texto de cabecera del blog).

      Saludo, saludote :B

      Eliminar