Poema: El secreto de una flor

Ella es diferente. Su emoción, su luz, su espíritu...
y el sentimiento que en mí despierta cuando la miro.
No suena fuerte; su empatía desplaza los muros
y los continentes. Con su mirada puede parar el mundo, y una vez
esté este parado, es posible volar fuera
acariciando su mano.

La tengo delante ahora mismo, y observo
cómo trata con cautela todo lo que a ella se acerca.
Cada hilo de su ropa es tratado con sigilo, para
proteger su forma, arañada por el frío.

Te puedes preguntar, si entiendes el aroma
de su inocencia, si el real o no es persona;
yo aún no termino de descifrar
toda su angelical historia;
cada noche se afana en conquistar
mis sueños; ella los mora...

y sintiendo vigente y muy consciente
el silencioso pacto de sus ojos
¿por qué se alarga tanto, dejando
libres mil noches y desilusiones,
antes que determinar el destino
su camino?

Ella es mi amapola, mi demora,
que duele solo soñarla
si despertando no puedo tocarla;

ella es ilusión, la perfección
que no quiere ser resuelta,
que no mimas ni dedicas sonrisas
porque sin abrir los ojos se engaña
marchita...

-DT-

No hay comentarios:

Publicar un comentario