HistoriaEventual[1]: Peregrinas clandestinas [II]

TODOS LOS CAPÍTULOS: HistoriaEventual[1]
IV.
La habitación estaba en la quinta planta. No era muy grande, pero cabían holgadamente las dos camas, las mesas auxiliares a los pies de éstas, los sillones de los acompañantes y los armarios lila claro donde apenas podías meter las zapatillas (siempre verticalmente; apenas disponían de un palmo de fondo).

Mi cama estaba en el lado de la ventana, que daba a un patio con suelo de piedras blancas, del que tan solo se alcanzaba a ver las consultas del ala de pediatría, y los pasillos que te llevan de la sala de espera y los ascensores hasta el pabellón de habitaciones de ingreso.

Consejo para aquellos que nunca hayan estado hospitalizados: si una enfermera de advierte que las ventanas no se abren porque la trampilla superior es rebelde (lo cual no entendí al principio), hazla caso. De lo contrario, además de no quedarte otra que ingerir una sopa que parece el agua del fregadero, tendrás que hacerlo llevándote la cuchara con una mano en la que sólo puedes utilizar tres de sus dedos; el resto te los habrán vendado tras aplastártelos con la ventana (y fueron los momentos de antes en los que entendí qué quiso decir con “rebelde”).

-DT-

No hay comentarios:

Publicar un comentario