PIERCINGS ☥fallos sobreprotectores☥

El primer piercing es el peor de todos, con el que más dudas tenemos, y, generalmente, el que más se infecta y da problemas; no porque le falte cuidados, sino porque le prestamos demasiada atención. Un ejemplo de esos “fallos sobreprotectores” es:

-Tocarte la oreja o darle vueltas a la pieza constantemente. Las manos, si no las tienes recién lavadas, a nada que toquemos o hagamos ya constituyen un importante foco de infección para una herida abierta.

- Otro acto que puede ocasionar sangrado, y ralentizar la cicatrización, es dormir, durante los 4-5 primeros días, apoyados del lado del piercing. La pieza puede engancharse o restregarse contra la almohada, y como observarás que el orificio supura plasma sanguíneo (sustancia del propio organismo para cicatrizar las heridas; causante de que se quede el pendiente pegado a la piel y que no gire dentro de la perforación), se terminará “despegando” la pieza de la piel, y eso causará también que sangre y se cure más lentamente. Cada vez que pasa esto es como si te quitas la costra de una herida.

- Limpiarlo demasiado tiene dos consecuencias principales: 1) no darás tiempo al organismo a que cicatrice, y el plasma no podrá “secarse”, progeter la herida de agentes externos (pelusa, sudor y suciedad en general) y ejercer su función completa de sanación. Y 2) se te humedecerá, y por ello podrá infectarse con mayor facilidad (¿Por qué? El pH natural de la piel se altera demasiado si una zona está siendo humedecida y tratada con mucha frecuencia).

- Cuando te acerques a la primera semana desde que te lo hiciste, verás como empieza a picar considerablemente de vez en cuando. Tienes que intentar no rascarlo (aunque a veces es imposible no olvidarse del pendiente y pegarte un manotazo); si te mueves la pieza: te quitas “la costra de plasma”, más riesgo de infección, cicatrización más lenta, y además, seguramente no deje de picarte (¿Por qué? La sangre fluyendo nuevamente de forma normal por la zona perforada causa cierto picor, y también el hecho en sí de que esté sanando).

- Y olvídate de las piscinas durante un tiempo. Hasta que no cicatrice por completo no te arriesgues a que se te moje con el agua con cloro y suciedad que ésta pueda contener.

- Lo más importante de todo (y lo más obvio a la vez), es no cambiarse el pendiente higiénico que te colocaron en la tienda cuando te perforaron.
Siempre indican, cuando te explican los cuidados que has de seguir para el mantenimiento y tratado de la herida, que no te lo quites hasta pasado un mes, pero (también desde mi experiencia personal) recomiendo que si se te ha estado quedando pegada la piel (si te ha estado supurando plasma) en los días próximos a cumplirse el período de 30 días siguientes, que te lo dejes durante al menos medio mes más (si te ha supurado recientemente significa que no está completamente cicatrizado, y quitarte el pendiente puede darte problemas; merece más la pena esperar un poco más, después de todo un mes, que por impaciencia tirar todo ese tiempo que has estado esperando, y al final terminar con una infección, queloides, o a saber qué otras consecuencia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario